Rafael RicoComment

Khachapuri

Rafael RicoComment
Khachapuri
DSC_8726.jpg

Siempre he sido una persona muy visual. A veces no me acuerdo de una conversación, pero me acuerdo dónde pasó, qué tenía puesto o qué estaba comiendo. No sé si eso es positivo o negativo, pero sé que junto a mi naturaleza curiosa me ha llevado a descubrir y conocer diferentes cosas a lo largo de mi vida, sobre todo cuando de comida se trata. Un ejemplo sencillo es el Khachapuri, un plato georgiano que vi por primera vez en una foto de mi prima Vanessa. Es obvio por qué me llamó la atención: un botecito de pan relleno de queso derretido. Sencillo, bello. Le pregunté qué era y me contó, así que fui directo a Google a investigar un poco más y en el proceso me di cuenta de que la verdad no sabía nada sobre Georgia (que mi papá no lea esto por favor). Leí un rato sobre este pequeño país al suroeste de Rusia, y por supuesto sobre el khachapuri.

Este plato típico de Georgia consiste en un pan horneado con dos tipos de queso, Imeruli y Sulguni si no me equivoco, y huevo que se agrega hacia el final de la cocción para que quede flojito. Como cualquier plato en cualquier parte del mundo, varía dependiendo de la región y se puede encontrar sin huevo, con hierbas, frito y hasta hervido. Me llama la atención como algo tan sencillo puede ser tan tradicional a un lugar y al mismo tiempo tan especial. Es un pan con queso pero que define de cierta forma la cultura y los productos de una región pequeñita del planeta, diferente a un pan con queso que te puedas comer en Colombia o en India.

La comida nos permite conocer otros lugares, así sea a distancia. Nos enseña la forma en que una sociedad se adapta al clima, a los productos que la tierra da, su fisionomía y sus costumbres. También nos hace más empático con ese lugar y nos hace ver lo grande que es el mundo, que hay mucho más allá que nosotros mismos y nuestros problemas.

Leí varias recetas diferentes, pero terminé probando la de Food52. Los quesos georgianos se sustituyen con mozzarella y queso de cabra –aunque en muchos sites utilizan feta- e hice la versión grande, perfecta para compartir en un brunch.

Khachapuri

Receta adaptada de Erin McDowell - Food52

Ingredientes:

260g de harina todo uso

7g de levadura instantánea

1 cucharada de azúcar

½ cucharadita de sal

5 cucharadas o 70g de mantequilla a temperatura ambiente

½ taza de leche tibia

3 cucharadas de agua tibia

1 ½ taza de mozzarella rallado

¾ taza de queso de cabra suave

3 huevos

Preparación:

En un bowl mezcla la harina, levadura, azúcar y sal. Agrega la mantequilla y mezcla con tus manos hasta que todo se vea arenoso. No importa si quedan algunos trocitos de mantequilla un poquito más grandes que otros, pero la idea es que ninguno sea más grande que un grano de caraota.

Añade la leche y el agua y mezcla hasta formar una masa homogénea durante 5 minutos, añadiendo más harina si es necesario. La masa debe quedar suave, no pegajosa.

Deja la masa reposar en un bowl cubierto con papel plástico por una hora y media. En este punto puedes dividir la masa en dos y hacer dos khachapuris más pequeños o hacer uno solo grande.

Lleva la masa a una superficie limpia y con tus manos aplástala suavemente hasta formar un óvalo. Con la ayuda de un rodillo estírala manteniendo la forma de óvalo. Lléva el óvalo a una bandeja para hornear previamente engrasada o con una lámina de silicone o papel encerado. Coloca ambos quesos sobre toda la superficie, dejando un borde de 1-2cm. Dobla este borde hacia adentro, de manera de formar una especie de pared de contingencia para todo ese queso que se va a derretir. Cubre con papel plástico y deja reposar media hora.

Precalienta el horno a 175ºC. Bate uno de los huevos y pinta todo el borde del pan con una brocha pastelera. Hornea por 25 minutos. Retira del horno y abre los otros dos huevos encima del queso. Hornea por 10 minutos más y retira del horno.

Con un tenedor puedes romper las yemas de los huevos y mezclarlos con el queso o servirlo tal cual como está.