Patricia Carmona2 Comments

Amar lo simple y las arepas de pijiguao

Patricia Carmona2 Comments
Amar lo simple y las arepas de pijiguao

¡Feliz día de la arepa! Quise publicar esta receta hoy no sólo para celebrar este día sino porque ayer creo que fue un día de pausa para Venezuela. Estamos pasando por momentos difíciles y es necesario tomarse el tiempo para respirar, sentir y expresar lo que sintamos, cada quien a su manera. Aunque el día de la arepa no cambie nada y tal vez para muchos ni siquiera sea una razón para celebrar, hoy leí en una cuenta de Instagram algo que me llegó directamente sobre mi actitud y la de muchos aquí en Venezuela. Es de una fotógrafa americana que vive en India con su familia y publicó una foto de su hija chiquita probándose un vestido que le hicieron allá. Una muchacha india le comenta: “Es alentador notar tu amor hacia India y hacia lo positivo en general. Normalmente es lo negativo lo que resaltan tanto los indios como los que no son de aquí”. Elise (@elisehanna) le respondió: “Gracias. Como yo lo veo, ésta es nuestra vida aquí, allá o en donde sea, y es mi trabajo mostrarle a mis hijos que deben ver lo bueno en cada lugar. Ningún lugar es perfecto. Hay tanta belleza aquí en los gestos simples, y una vez que encontramos esas cosas buenas estamos dispuestos a defenderlas, con todo lo que tenemos, en contra de aquello que es malo. Hemos amado nuestro tiempo aquí y no ha sido todo fácil, pero India le ha enseñado a mi familia mucho amor”.

No es que Venezuela no es perfecta. Venezuela hoy es un desastre en todo sentido. Encontrar estos gestos simples cada vez se hace más difícil. Pero claro que están allí. Tal vez hoy les encontremos menos valor al lado de la cantidad de cosas negativas que están pasando, pero al final son esas cosas simples por las personas como Leopoldo López están haciendo sacrificios tan grandes. No es cuestión de ser seguidores de un líder político o no, es cuestión de sentirse inspirados y volver a la raíz. Al menos mientras estemos aquí recatemos cada gesto simple y defendámoslo con todo lo que tenemos. Y si lo que tenemos es un blog de comida entonces celebremos el día de la arepa. Mañana, si no estamos aquí sino allá, entonces busquemos esos gestos allá con todo el amor.

Este post iba a ser sobre el pijiguao, pero es chévere dejarse fluir y ver resultados inesperados. De todos modos, así como la arepa es lo más venezolano que tenemos, les cuento que el pijiguao es un tipo de palmera que se da en el Amazonas (bien venezolana también). Esa palmera tiene un fruto muy particular de la que se hacen diferentes cosas y entre ellas esta harina que encontré en Merei en El Pedregal. Es procesada artesanalmente por la etnia Piarroa en Puerto Ayacucho y yo tenía que probarla. Como no tenía idea de su sabor me fui por lo más seguro e hice unas arepas. Las rellené de queso guayanés que es mi favorito de los quesos venezolanos. Tanto su sabor como olor son bastante fuertes y especiales. Ni siquiera sé cómo describírselos, pero recomiendo mezclarla con harina pan para las arepas de manera que no sea tan fuerte al menos la primera impresión. Pueden acompañarla con un picante de catara (esta idea me la dieron en mi casa). Por mi parte me encantó probar algo muy de acá que no tenía idea que existía y con tanta cultura venezolana por detrás.

Arepas de pijiguao

Ingredientes:

½ taza de harina de pijiguao

½ taza de harina pan

1 cucharadita de sal

Agua

Queso guayanés

Preparación:

Mezcla las harinas y la sal en un recipiente. Agrega agua lentamente y ve mezclando con la mano hasta que la consistencia sea suave pero firme. Esto de explicar cómo hacer arepas es muy raro. Pero una vez que se obtenga la textura deseada forma las arepas y colócalas en el budare o en un sartén muy caliente. Cocínalas de lado y lado hasta que al golpearlas con los dedos se escuche hueco. Rellénalas con queso guayanés o el que más de guste y acompáñalas de un picante rico.