Beignets de New Orleans

Beignets de New Orleans
DSC_5528.jpg

Los beignets son unos dulces hechos a base de una masa frita y posteriormente cubiertos con azúcar pulverizada. La primera vez que escuché sobre ellos fue viendo algún programa de Food Network probablemente, en el que reseñaban un lugar famoso para comerlas en New Orleans: Café du Monde. El lugar es reconocido por su café y por sus beignets, y así sería la descripción de la textura y sabor que desde ese día más nunca me las saqué de la cabeza. Nunca he ido a New Orleans, aunque está en mi bucket list, por lo que pensé que tal vez “si la montaña no iba a Mahoma, Mahoma debía ir a la montaña”.

 

Los beignets, también llamadas donuts francesas, son originales de Francia y allí los rellenaban con frutas a modo de buñuelos. Llegaron a Estados Unidos en algún momento de la colonización francesa en el norte del continente Americano, pero como son datos que realmente no manejo no me extenderé tratando de dar una clase de historia. Sin embargo, entiendo que en Louisiana hay una región francesa, por lo que la influencia existió y por eso hoy New Orleans le regala al mundo sus famosos beignets.


La receta que preparé involucra levadura, lo que la hace un poquito más retadora, pero sin embargo es sencilla de preparar. Una vez que la masa haya levantado, sólo hay que cortarla en cuadritos, freírlas en aceite muy caliente, espolvorearles bastante azúcar y disfrutarlas recién hechas. Y como creo haberlas conocido a través de Food Network, fui directamente a la fuente y probé la receta de ellos. Ahora tienen un detalle culinario curioso y una nueva receta que probar.

 

Beignets de New Orleans

Para 1 1/2 docenas

Ingredientes

¾ taza de agua tibia

1/4   taza de azúcar

2 ½ cucharaditas de levadura

1 huevos

¾ cucharadita de sal

½  taza de leche

3 ½  tazas de harina

2 cucharadas de mantequilla derretida

Aceite para freír

Azúcar pulverizada para servir

Preparación

Mezcla el agua con el azúcar y la levadura y déjalo reposar hasta que haga espuma.

En otro bowl bate los huevos, la sal y la leche. Agrega esta mezcla a la de la levadura. Añade la harina poco a poco revolviendo constantemente y por último la mantequilla. Mezcla hasta formar una masa, retira del bowl y amasa sobre una superficie limpia hasta que esté bien suave durante unos cinco minutos.

Deja reposar la masa en un bowl previamente engrasado durante dos horas. Estírala con un rodillo dejándola de al menos un centímetro de grosor y córtala en cuadros. Calienta suficiente aceite en un caldero y fríe cada beignet hasta que doren. Escurre el exceso de aceite y cúbrelas con azúcar pulverizada. Disfrútalas de inmediato.