Patricia Carmona1 Comment

Babka de chocolate para borrar etiquetas

Patricia Carmona1 Comment
Babka de chocolate para borrar etiquetas

No estoy muy informada sobre las prácticas judías pero, según entiendo, la comida kosher es aquella que respeta los rituales del judaísmo y que por lo tanto puede ser consumida por los creyentes y practicantes (eso lo googleé). La cosa es que siempre había percibido la comida kosher como exclusiva para personas de la religión judía, como si de alguna forma tuviera algo diferente que no es para todo el mundo. Creo que no podía estar más equivocada y eso se debe una vez más a ponerle la etiqueta a todo. Si bien hay religiones que siguen ciertas costumbres al momento de comer, eso no excluye a más nadie a poder probarlas y comerlas, si en su dieta están incluidos los ingredientes que lleve el plato, por supuesto. Es lo mismo que pasa con la comida vegetariana o vegana. Mucha gente la rechaza y no se atreve a pedir un plato vegetariano o vegano simplemente porque no son vegetarianos o veganos. Al final se están perdiendo de platos igual de divinos pero que no tienen proteína animal o derivados. La etiqueta no está allí para excluir sino para que aquellas personas con dietas diferentes sepan que los pueden comer. Creo que mi pequeña reflexión sólo invita a estar abiertos a diferentes tipo de cocina, manteniendo el respeto a las diferentes culturas y creencias de donde provengan. También a romper los muros que nos dividen, así sea comenzando por pequeñas etiquetas en la comida, porque al final todos somos uno y como escuché de Russell Brand en estos días: “Son más las cosas que tenemos todos en común que las que nos diferencian”.

Volviendo a la babka, si me preguntan cuáles son los procedimientos que respetan los rituales judíos de esta receta, no los sé. Creí que me iba a encontrar con ingredientes diferentes o algún proceso especial, pero me pareció una receta normal a cualquiera que he preparado anteriormente, por lo que concluyo que es un pan dulce de tradición judía. Si algún judío me lee y me ayuda a salir de ignorancia, bienvenidas sus aclaraciones. Por lo pronto les digo que me encantó este pan y lo repetiré muchas veces más.

Babka de chocolate

Receta adaptada de Epicurious y Leah’s Kosher

Ingredientes:

Para la masa

¾ taza de leche tibia

½ taza y 2 cucharaditas de azúcar

3 cucharaditas de levadura

3 ¼ tazas de harina todo uso

2 huevos

1 yema de huevo

1 cucharadita de vainilla

¾ cucharadita de sal

10 cucharadas de mantequilla

Para el huevo batido

1 huevo

1 cucharada de crema de leche o leche entera

Para el chocolate

5 cucharadas de mantequilla

110g de chocolate oscuro picado

¼ taza de azúcar

Preparación:

Mezcla la leche y dos cucharadas de azúcar en un bowl. Espolvorea la levadura por encima y déjalo hasta que se haga espuma, alrededor de 5 minutos.

Añade media taza de harina y bate a velocidad media hasta combinar. Agrega los huevos, la yema, la vainilla, sal y la media taza de azúcar restante. Reduce la velocidad y añade el resto de la harina, media taza a la vez. Aumenta la velocidad a media y añade la mantequilla poco a poco. Continúa batiendo hasta que se forme una masa suave y algo pegajosa. Este proceso también se puede hacer a mano. Coloca la masa en un bowl engrasado, cúbrelo con un trapo o papel plástico y deja la masa crecer durante una hora y media o dos horas en un lugar oscuro y cálido.

Mientras tanto derrite el chocolate con la mantequilla y el azúcar de manera mezclando hasta que quede homogénea. Dependiendo de la mantequilla y chocolate que uses la mezcla pudiera quedar más o menos líquida. Adapta las cantidades si es necesario de manera que quede una pasta untable.

Engrasa dos moldes para pan o colócales papel aluminio. Golpea la masa para desinflarla y llévala a una superficie limpia. Pícala en mitades iguales ayudándote con una escala para que ambas pesen lo mismo. Estira una de las mitades formando un rectángulo largo de unos 45cm por 25cm y colócala de manera que la parte más larga sea la más cercana a ti.  Bate el huevo con la crema o la leche y pinta los bordes del rectángulo. Unta la pasta de chocolate cubriendo toda la superficie menos los bordes. Dobla el borde más cercano a ti hacia adentro, enrollando poco a poco hasta cerrar el cilindro. Pelliza los bordes y los extremos para sellarlo y forma un ocho (8) a modo de trenza. Coloca la babka en el molde de pan y déjala reposar unos media hora más. Repite el proceso con la otra mitad de masa. También puedes rellenarla con nueces, azúcar y mantequilla para probar otro sabor.

Calienta el horno a 180ºC. Pinta el tope de las babkas con más mezcla de huevo y hornea durante 40 minutos o hasta que estén dorados y al golpear la base suene hueca. Déjalas enfriar antes de desmoldarlas y baña con más chocolate si es de tu gusto.