Patricia CarmonaComment

Festín Indio

Patricia CarmonaComment
Festín Indio
 

Si me preguntan qué fue lo que más me gusto de India creo que la respuesta les parecerá un poco obvia: la comida. Pero al principio no fue tan obvio para mí. Confieso que llegué con bastante miedo al picante, intoxicarme, al agua, etc. Fue como una pequeña paranoia que duró algunos días en los que sólo comía platos occidentales en los hoteles. Pasta, pizza, sándwiches y lo más arriesgado y asiático que comí: chino. Los desayunos obviamente eran cereal, avena, pancito y huevo. Nada de dosas, chutneys ni idlis (aunque parecían arepitas). Creo que el jetlag, el miedo a lo desconocido y a estar tan lejos de casa, los olores, etc., me tenían el apetito bloqueado. Poco a poco esta sensación empezó a pasar y como al quinto día del viaje llegamos a un pueblo muy pequeño llamado Mandawa en el que el “hotel” era en realidad una posadita muy pequeña. Las comidas estaban incluidas, pero no se imaginen un buffet y mucho menos un restaurante. En la terraza de la posada habían unas mesitas muy caseras en donde te sentabas y esperabas tu comida sin mucho chance de decidir, opinar o preguntar. Así que en el nombre de Dios recibí mi plato sin tener ni idea de qué iba a comer. Para mi sorpresa aquello fue celestial. Nos sirvieron paneer (queso cottage preparado en un gravy), dal (lentejas), arroz basmati y naan (pan chato). Me encantaría poder explicarles lo delicioso que estaba todo y la satisfacción que sentí comiendo, pero las palabras se quedarían cortas. Puedo decirles que desde ese momento el apetito volvió a mi cuerpo y se mantuvo conmigo el resto del viaje.

La comida india es bastante especiada. La mayoría de los platos llevan comino, cúrcuma, chile, canela, cardamomo, hojas de fenugreek, hojas de curry, semillas de mostaza, garam masala, etc., pero también es clave el uso del ajo y del cilantro. Así que si bien para lograr el sabor único de esta comida es importante tener las especias, también es verdad que la base la podemos encontrar en cualquier automercado. De todos modos buscando bien creo que hasta en Caracas se pueden conseguir la mayoría de estas especias. Si viven en otros países debe ser más sencillo conseguirlas, sobre todo si tienen algún barrio indioo comunidad india en el lugar. Por ahora yo mantengo mi cajita con lo que me traje de India.

Así como especias hay cantidad de platos que varían de norte a sur, este y oeste del país. Probamos preparaciones diferentes y todas divinas: Kachoris , samosas, chicken tikka, tandoori chicken, chicken curry, ker-sangri, pakhoras y dum aloo, entre otras. Pero por ahora quería compartir mis favoritos y los que conformaron esa primera comida 100% india. El paneer makhani es queso cottage picado en cubos con una textura similar al del tofu y lo preparan en un gravy de tomate cremoso. El gujarati dhal son lentejas machacadas y cocinadas con especias y posteriormente temperadas. El naan es uno de los muchos panes que preparan en India. El que más pedimos fue el de ajo. La masa es ligeramente similar a la de la pizza y su función principal es acompañar platos e incluso utilizarlo como vehículo para comer lo que sea que esté en el plato. ¿Se acuerdan cuando querían mojar el pan en la salsita y su mamá los regañaba porque era de mala educación? ¡En India es buenísima educación! Punto para India. El arroz basmati para mí es el balance de todo lo que esté en el plato y no puede faltar. Lo preparan de muchísimas formas, pero incluso el blanco sencillo es una maravilla. Por último el lassi, una bebida a base de yogurt que también la preparan con diferentes sabores pero el que más me gustó fue el de mango. Créanme que la querrán tener cuando empiecen a sentir el picante. 

Cada adaptación que le hice a estos platos le quita un poquito el sabor original a India, pero es bastante cercano y a mí logra transportarme. Si en donde viven consiguen todos los ingredientes originales por favor no se salten ni uno solo que no se van a arrepentir. 

Recetas adaptadas de Veg Recipes of India

(para 4 personas)

Paneer Makhani

Ingredientes:

200g de paneer (se puede sustituir con algún queso estilo requesón o cuajada sin sal).

4 tomates

3 cucharadas de crema de leche o yogurt natural

2 cucharadas de mantequilla

1 hoja de laurel

1 cucharadita de jengibre y ajo machacados

½ cucharadita de chile en polvo

¼ cucharadita de garam masala o tandoori masala

½ cucharadita de miel

1 ½ taza de agua

Sal al gusto

Preparación:

Pica los tomates y tritúralos para hacer un puré. Derrite la mantequilla en un sartén, añade el jengibre y ajo machacados y saltea hasta que se disipe el aroma fuerte del ajo. Añade el puré de tomate y mezcla bien. Agrega el chile y cocina hasta que la grasa empiece a separarse de la pasta de tomate. Añade el agua y deja la salsa espesar alrededor de ocho minutos a fuego bajo. Agrega la miel y la sal y mezcla bien. Agrega los cubos de paneer o de queso. Cocina de 2 a 3 minutos y por último la crema y el masala. Apaga el fuego y sirve caliente. 

Gujarati Dal

Ingredientes:

¾ taza de lentejas

2 tazas de agua

1 tomate picado

1 cucharadita de pasta de jengibre y chile (machacar juntos)

½ cucharadita de cúrcuma

½ cucharadita de cilantro

½ cucharadita de comino

1 cucharada de jugo de limón

2 cucharadas de papelón (el ingrediente original se llama jaggery)

Sal al gusto

Para temperar:

2 cucharadas de ghee (mantequilla clarificada) o aceite

½ cucharadita de semillas de mostaza

½ cucharadita de semillas de comino

2 chiles rojos

8 hojas de curry

3 clavos

1 cucharadita de canela

Preparación:

Lava las lentejas y colócalas en una olla con agua. Cocina de 10 a 15 minutos a fuego alto o hasta que estén blandas. Escurre el agua y machaca las lentejas. Añade la pasta de chile y jengibre, la cúrcuma, polvo de chile, cilantro, comino, papelón, saltomate. Mezcla bien. Añade una taza de agua y regresa a fuego bajo de 7 a 8 minutos.

En una olla pequeña calienta el ghee o aceite. Agrega las semillas de mostaza y luego las de comino, siguiendo los chiles rojos, clavos, canela y hojas de curry. Verte el aceite sobre las lentejas, añade el jugo de limón, mezcla bien y retira del fuego.

Naan de ajo

Ingredientes:

3 tazas de harina

1 ½ cucharadita de polvo de hornear

1 pizca de bicarbonato de sodio

Sal al gusto

3 cucharadas de yogurt natural

2 cucharadas de leche

¾ taza de agua

3 cucharadas de aceite para amasar

1 cucharada de semillas de cebolla (Nigella seeds)

3 cucharadas de ajo picado

Preparación:

Mezcla los ingredientes húmedos con los secos hasta formar una masa suave. Cubre con un pañito húmedo y déjala descansar 10 minutos. Añade el aceite y amasa bien. Déjala reposar por una hora y haz pelotas medianas. Estíralas con un rodillo formando un círculo. Espolvorea las semillas y el ajo y repite con el resto de la masa.

Cocina el naan en un sartén, directamente sobre el fuego o en un budare hasta que dore de cada lado. Sirve caliente para acompañar el paneer y el dal. 

Lassi de mango

Ingredientes:

2 tazas de mango en cubos

2 tazas de yogurt natural

2 cucharadas de crema de leche

½ cucharadita de cardamomo en polvo

Azúcar, miel o endulzante al gusto

Frutos secos para server

Preparación:

Tritura los mangos en la licuadora junto con el endulzante y el cardamom. Agrega el yogurt y hielo. Licúa hasta obtener una bebida suave como merengada. Servir con frutos secos.